Levantamiento de busto

La ptosis mamaria se define como la caída de los senos. El pecho es plano y vacío en su parte superior. La ptosis puede ser genética o bien ocurrir inmediatamente después de una pérdida significativa de peso. Muy a menudo, sin embargo, es una consecuencia del embarazo cuando el volumen de los senos disminuye. Los músculos del tórax no tienen ninguna influencia sobre la caída de los senos y la única solución actual es la cirugía. Consiste en remodelar el pecho (caido), sin reducir el volumen.

Este procedimiento regresa la forma y la firmeza a un pecho alterado por el tiempo, el embarazo o pérdida de peso. También se puede reducir el tamaño de la areola. A cambio, debe esperar cicatrices en la parte inferior de los senos. Serán alrededor y debajo del pezón y, si es necesario en el pliegue debajo del seno. De hecho, la longitud y el número de cicatrices dependerá de la cantidad de piel a quitar.

La cirugía

Se realiza bajo anestesia general y tiene una duración de 1h30 en promedio. La cicatriz tiene la forma de una ancla de barco o de T invertida. Otra cicatriz se realiza alrededor de la areola. Sin embargo, existen variaciones en función de la importancia de la corrección de la ptosis. Un implante de mama se puede colocar al mismo tiempo si queremos añadir volumen, o si quiere devolver una forma bien proporcionada. Una reducción de senos se puede lograr al mismo tiempo, si queremos reducir su tamaño.

El post-operatorio

La posición y forma de los senos no serán definitivas hasta unos meses después de la cirugía. Como con cualquier cirugía, las cicatrices tendrán su aspecto definitivo después de un año. Puede regresar a sus actividades normales dentro de 1 a 2 semanas. Un bra especial se debe usar día y noche durante el mes siguiente a la intervención. Los ejercicios de fuerza se deben evitar por lo menos 6 semanas después de la cirugía. Un mes después de la cirugía, puede reanudar con sus actividades deportivas. Los hematomas superficiales (moretones) por lo general desaparecen después de dos o tres semanas. A veces, un ligero adormecimiento temporal de los pezones puede llevar varios meses antes de desaparecer.