Abdominoplastia

Es la técnica quirúrgica que permite la reconstrucción de los tejidos de la pared abdominal, deteriorados y distendidos por embarazos previos, dietas, edad, operaciones de reducción de peso, o provocada por enfermedades.

Es un procedimiento que consiste en la extracción y/o extirpación de la piel sobrante junto con la grasa adherida a ella. Se habla de minilipectomía, cuando solo se modifica el área que está por debajo del ombligo. Los pacientes con obesidad diagnosticada por IMC mayor de 30 deben posponer la cirugía hasta que bajen de peso.

La cirugía

La abdominoplastia tiene una duración de aproximadamente dos horas y media, aunque puede prolongarse teniendo en cuenta que es frecuente asociarlo a otros procesos quirúrgicos como la liposucción de cintura. La incisión se hace en la parte baja del vientre y debe ser larga, de una cadera a la otra, para asegurar un buen resultado estético. Se realiza, también, una segunda incisión alrededor del ombligo para poder separarlo de los tejidos de alrededor.

Durante la intervención, además de eliminar el exceso de grasa y de piel, se trata la diástasis (separación) de los músculos rectos del abdomen, devolviendo la tensión a la pared abdominal.

Recomendaciones post operatorias

Dependiendo de la extensión de la cirugía, el paciente permanecerá 1 ó 2 días en la clínica con unos drenajes, cuyo fin es evacuar el líquido que elimina la pared despegada. A pesar de que al principio no deba estirarse del todo, deberá comenzar a caminar tan pronto como sea posible. Deberá llevar una faja abdominal durante un mes (día y noche), que ayudará a reducir la inflamación del abdomen. Durante este tiempo, se debe mantener reposo y, posteriormente, evitar cualquier esfuerzo para preservar la sutura interior de los músculos que tardan en cicatrizar más que la piel.

Los puntos se retiran en 10 -15 días; pero durante unos meses, el paciente se verá inflamado y con una sensibilidad extraña en la piel del abdomen. Algunas personas regresan a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras necesitan 3 ó 4 semanas de reposo y recuperación. No obstante, para observar plenamente los resultados de la cirugía habrá que esperar un año, tiempo en el que las cicatrices se aplanan y se aclaran.